AFÍLIATE

CEPA

| ISKRA | Radio

"El 18 de Brumario de los mercados"
Escrito por Administrator   
Lunes, 28 de Noviembre de 2011 11:09

Artículo del Colectivo de Obreras y Obreros 'Rosario Sánchez la Dinamitera' de la UJCE-Aragón

"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa."

Así comenzaba Marx su 18 de Brumario de Luis Bonaparte en 1852, donde narraba como el presidente de la segunda república francesa, Luis Napoleón Bonaparte, se autoproclamaba emperador de Francia el 2 de diciembre del mismo año. Y como, muy a pesar de la legislación gala, se hacía con el control absoluto de los poderes estatales en nombre de la estabilidad y con el beneplácito de una burguesía temerosa de un pueblo concienciado y en lucha. En estos últimos días, hemos visto algo parecido, hemos asistido a como caían dos gobiernos en el sur de Europa. Dos golpes de Estado dados por los mercados con gran sutileza, forzando a dos presidentes a la dimisión para situar en sus puestos a los tecnócratas del mercado, Monti en Italia y Papadimos en Grecia.

Puede que para algunos, haya grandes diferencias entre estos dos procesos, pero podemos encontrar grandes similitudes.

Desde que comenzó la crisis, la búsqueda de la estabilidad que llevó a cabo Napoleón III, se ha visto traducida por el concepto de calmar a los mercados, para lo cual no se ha escatimado en pedir al pueblo cualquier sacrificio, desde recortes sociales o salariales en España a despidos de funcionarios en Grecia o a unificar municipios en Italia. Pero por lo visto, estas medidas no han sido suficientes, no han calmado a los mercados, no han bastado a los empresarios, ellos quieren más, quieren gobiernos a los que nos les importe tanto la legislación como la economía, y por eso, han puesto a sus más fieles servidores en los puestos clave. Mario Monti ha destacado en diferentes puestos ligados a empresas privadas, como asesor en Europa de Coca-Cola y de Goldman Sachs, y como presidente de Bruegel, uno de los muchos think-tank del neoliberalismo europeo. Por su parte, Lukas Papadimos fue vicepresidente del Banco Central Europeo bajo el mandato de Jean Claude Trichet.

Los sustituidos, Berlusconi y Papandreu, ya no eran una garantía. El primero, a pesar de sus payasadas, ya no era capaz de contener a los italianos y eso, no calmaba a los mercados, por lo que tras aprobarse los presupuestos para 2012, anunciaba su dimisión mientras el pueblo se lanzaba a la calle para celebrarlo. El segundo, cometió la terrible osadía de anunciar un referéndum tras haber cesado a la cúpula militar por temor a un golpe de estado por la inestabilidad del país, tras cuatro días de negociación, para elegir al nuevo presidente, dimite.

Así pues, tenemos a dos tecnócratas que han ascendido a lo más alto del poder ejecutivo, pero no por medios democráticos. Monti ha sido designado Primer Ministro por el Presidente de la República y Papadimos ha salido de una negociación entre los principales partidos griegos. Después, ambos han sido refrendados por sus respectivos parlamentos, sirviéndose de las mayorías bipartidistas. Un bipartidismo que no es sino la viva reencarnación de ese Partido del Orden del que se sirvió l'empereur, un bloque todopoderoso que copa los parlamentos de manera monolítica y sin fisuras, por muy diferentes que parezcan. De este modo, han llegado al poder lo dos tecnócratas que garantizan a mercados, empresarios y bancos, que sus deseos se han de cumplir, pues han sido estos quienes, en realidad, les han puesto ahí. Su único objetivo es garantizar la estabilidad económica del país, para calmar así a sus dueños, no representar a quienes no le han elegido.

Después de 160 años, las cosas, no han cambiado tanto. Marx termina su 18 de Brumario diciendo "pero si por último el manto imperial cae sobre los hombros de Luis Bonaparte, la estatua de bronce de Napoleón se vendrá a tierra desde lo alto de la Columna de Vendôme", he aquí la tragedia cuya farsa estamos viviendo en Grecia y en Italia.